Sushi fácil y a triunfar !

Ésta vez el reto era mayor. Si.. ciertamente estaba un poco “acojonado”. Quería sorprender a mi amada y hacer un sushi (que le encanta) made by “el menda”…

Hay que ver lo que se hace por amor, amigos!

Así que “ni corto ni perezoso” cojo mi gran amigo youtube, introduzco las palabras mágicas SUSHI FACIL y …. a ver cuál era el que me parecía más fácil para manazas como yo. Tenía entendido que el sushi requiere mimo y amor cuando se cocina, además de cuidado y paciencia…virtudes esas que no destacan demasiado en mi.

Encuentro un video de los 5 o 6 que visioné que me pareció el más sencillo y además, el que cocinaba era un japo de esos que parece un luchador de sumo. Me inspiró confianza y me acompañó durante mi aventura. Aventura que ha resultado muy fácil y que os detallo a modo resumido.

Venga champions que todo el mundo puede hacerlo! Fliparan contigo la noche que sorprendas en casa con tu sushi ;-)

sushi prandium

* Notas previas importantes: Se trata de facilitar la vida y de que salgan cosas chulas, con lo que no nos responsabilizamos de los ataques de caspa que se generen a los puristas del sushi. En prandium.es nos volcamos en que la gente tenga tiempo de sonreír y ser feliz.

Ingredientes que compramos para hacer el sushi molón:

– Arroz especial para sushi

– Láminas de algas para el enrollado del sushi (maki)

– Salsa de soja (que es la que nos gusta más)

– Salmón fresco (que tuvimos congelado 24 horas por si acaso)

– Philadelphia ( sí!! philadelphia! )

Como hacer un sushi fácil paso a paso:

1. MUY IMPORTANTE! El arroz deberás lavarlo hasta en 6 o 7 ocasiones. Lo metes en un cazo (aproximadamente unos 200g para dos personas), lo llenas de agua fría y lo vas removiendo con suavidad. Verás que el agua va quedando de color blanco… Eso es el almidón que va perdiendo el arroz. Vacía el agua y repite la operación hasta que el agua quede completamente transparente. Querrá decir que has quitado todo el almidón que es lo que nos interesa.

2. Deja reposar el arroz en el agua fría durante como mínimo una hora.

3. Ahora cuece el arroz. Utiliza unos 400 cc de agua fría para los 200 g de arroz ya lavado. Una vez empiece a hervir, baja el fuego al mínimo y que hierva 10 minutos. Verás que te quedas sin agua. Eso es lo que se pretende.

4. Una vez esté cocido, utiliza una fuente y extiende el arroz para que se vaya enfriando a la temperatura ambiente (foto 3).

5. Coge un vaso de vino. Añade un dedo de azúcar blanco y un dedo de vinagre de manzana (foto 4). Remueve hasta que el azúcar quede completamente mezclado con el vinagre.

6. Añade esta mezcla poco a poco  al arroz que ya tendrás atemperado. Mezcla con el arroz para que el arroz absorba el gusto del azúcar y el vinagre.

7. Corta el salmón en láminas de unos 9 cms de largo por 1 cm de ancho (aprox). El salmón no debes cocinarlo de ninguna manera! Nosotros simplemente lo congelamos 24 horas por aquello del anisakis.

8. Corta ahora las láminas de alga por la mitad. Queda mejor a la hora de hacer el rollito. El sushi enrollado también se llama sushi maki.

9. Situa encima de la esterilla la lámina de alga.

10. Ahora haz una capa de arroz de aproximadamente 1 cm de grosor (foto 9).

11. Toque personal! Ahora dibuja una linea de Philadelphia encima del arroz (foto 10).

12. Encima de la crema de queso, pon el salmón.

13. A enrollar! Levanta la parte de la esterilla con la que empezarás a enrollar. Verás que irás consiguiendo un canuto. Ves “tensando” la esterilla y haciendo un poco de fuerza con los dedos para que el arroz quede “compacto” y comprimido dentro del rollo que estás creando.

14. Ya tienes el canuto! Ahora sólo te queda cortarlo y hacer las piezas que decidas. Normalmente de un canuto salen unas 6 o 8 (dependiendo de cómo de grande lo quieras). ATENCIÓN!! Para cortar el sushi debe estar el cuchillo completamente limpio y un poco mojado el filo con agua fría. Cada vez que realices un corte, limpia el cuchillo con agua fría y déjalo un poco chorreando… Si no, el sushi lo deformarás y lo chafarás.

15. Ahora presentalo un poco molón en una fuente.

16. Como nos ha sobrado un poco de arroz, hemos hecho una pelotita de arroz y lo hemos cubierto con un poco de salmón cortado a lámina. También puedes utilizar atún rojo. Esta variante se le llama sushi nigiri y se trata de un poco de pescado, o tortilla encima de una bola de arroz.

Ya está!!! Mi primer sushi listo!!! Verás que este post es un poco largo, pero la receta es entretenida y muy chula! Ha merecido la pena leer hasta aquí!

En prandium nos encanta que seas feliz y que sorprendas a quien quieres! Realmente a mi amada conseguí sorprenderla y hacer que se sienta querida. Un manazas cocinando sushi para ella! Beso asegurado amigos..

¿Te ha gustado el post? Compártelo o mira nuestra web!

http://www.prandium.es

Anuncios

Cordero asado al horno prandium

Esto requiere tiempo, aproximadamente un par de horas,… pero para una cenita molona en casa con el frío que hace, esta receta os va que ni pintada….

Sólo necesitáis un poco de tiempo, de ahí que sea ideal para el finde.

Preparaos para ¡UN BUEN CORDERO ASADO AL HORNO!

cordero asado prandium

Venga niños, empezamos!

1. Cogemos una pieza de cordero y la salamos por las dos caras.

2. Calentamos el horno a 250ºC durante unos minutos.

3. Cogemos un recipiente como una cazuela de barro o cualquier una fuente que permita horno.

4. Introducimos en este caso un molde para poder tener la pieza en alto sin que toque el fondo. Si disponemos de una fuente pequeña nos irá mejor, pensar que la pieza de carne no debe tocar el fondo del recipiente.

5. Añadimos un vaso de agua. En nuestro caso hemos utilizado un caldo de pollo que hace mi madre.. si tenéis caldo, os quedará más sabroso. Pero con agua sola queda muy bien también.

6. Una vez tengamos el horno caliente, lo bajamos a unos 170ºC-180ºC.

7. Vamos controlando la cocción, que durará aproximadamente una hora y media.

8. Cada 15-20 minutos, vamos regando la pieza de carne con el caldo que queda en el recipiente y que es la mezcla del caldo y lo que va soltando la carne. Queda una salsa exquisita!

9. Al cabo de una hora y cuarto, dale la vuelta a la pieza para que quede dorada por ambos lados.

10. ¡Ya está lista! Ahora a disfrutar de un buen cordero asado al horno.

NOTAS, TIPS, CONSEJOS Y OTRAS HIERBAS…

Como habrás visto, esta receta NO lleva ni manteca, ni aceite…. Así que la única grasa es la de la pieza de cordero.

Mojar el pan en la salsita que queda es flipante.

Imagina esta cena, un buen vino, buena compañía. En Prandium nos encanta proveeros de buenas situaciones ;-)

Ya nos dirás qué tal. Esperamos que lo disfrutéis (si podéis en pareja, mejor).

¿Te ha gustado? ¿Es fácil?… Este estilo es el que nos gusta transmitir. Para las comidas de entre semana donde no tenemos tanto tiempo, visita wwww.prandium.es y mira lo que podemos hacer por ti.

Si prefieres que te mandemos un mail con algunas recetas todas las semanas, sólo tienes que apuntarte en:

Como me salió el arroz prandium del finde

Si… ya sabemos lo típico… No arranques un post con el rollo “perdón, hace tiempo que no escribimos…” Así que solo os diremos que estamos envueltos en una revolución de narices. En cuanto sepamos a dónde nos lleva, iremos informando.

Mientras tanto,…Os voy a contar como salió el arroz del finde. Lo documentamos todo ( vía fotos del móvil, perdonar la calidad ) y queremos compartirlo con vosotros.

Ahí va!

El arroz dominguero de prandium

Veréis que hay un montón de pasos ( que nooo… que sólo son fotos para que se vea mucho más claro)… pues ahí va resumido:

Ánimo campeones!

1. Coge setas de estas secas ( boletus ) y déjalas en agua un buen rato para que hidraten. Limpia y corta la seta que no sea desecada. Yo utilicé “rossinyols” (no sé la traducción al castellano) pero podéis utilizar lo que más os guste.

2. Limpia y trocea un manojo de ajos tiernos y un par de alcachofas. Tenlo preparado para cuando llegue su momento de gloria.

3. En una paella con un poco de aceite y un ajo picado, añade la costilla de cerdo y las salchichas del país. Recuerda de pinchar las salchichas antes…si no, vas a tener una guerra con el aceite y seguramente ganará él.

4. Una vez este cocinado ( ha cogido color y está doradita la carne ), resérvalo en un plato a parte. Conserva el aceite con el que has cocinado la carne en la misma paella.

5. En ésa paella, ahora introduce la verdura (alcachofa y ajo tierno) y póchalo un poco (pochar = ablandecer y “medio cocinar”)

6. Ahora introduce en esa mezcla las setas para que se vayan cocinando y se mezclen los sabores.

7. Guarda el agua de los boletus desecados…. luego la necesitarás.

8. Ahora es tu momento de gloria! Vamos a montar el arroz!

9. En la paella arrocera (o paella grande en su defecto) pon un poco de sofrito. Aqui lo hacemos nosotros mismos, pero si tienes de pote servirá. Cuando seas un “pro” ya te lo harás tu mismo…

10. Ahora introduce la carne que has dorado antes.

11. Ahora introduce el arroz. Como siempre, una taza de café por ración de persona es más o menos la medida ideal.

12. Mézclalo durante unos minutos con el fuego no demasiado fuerte. Esto sirve para que el grano de arroz coja el sabor de la carne y el sofrito y también para que el grano quede “suelto” una vez hagamos el arroz.

13. Ahora introduce las verduras con las setas.

14. Ahora el caldo de pollo o ave y el agua que te ha quedado de hidratar los boletas. La medida, 2 partes de líquido por 1 de arroz. ¿Y eso que quiere decir? Pues que tiene que haber el doble de caldo que de arroz…

15.  Y ahora ya está montado… Sólo tiene que cocerse el arroz durante unos 20 minutitos aproximadamente.

TRUCOS, CONSEJOS (Olé yo dando consejos…;-) ), Y OTRAS HIERBAS:

– Si a alguien le gusta el arroz “enganchado” el truco está en no usar ninguna cuchara para remover durante la cocción. Si necesitas hacerlo, coge la paella por la asa y dale unos “meneos”.

– Rectifica de sal y pimienta (si te gusta) cuando falten unos 10 minutos de cocción del arroz.

Si has llegado hasta aquí y te animas a que tu familia flipe en colores, habrá valido la pena que un desastre en la cocina como yo te haya convencido. Pero te aseguro que es más fácil de lo que parece!

Ahora va el premio recibido: Besos de mi familia (pobres, ejercieron de conejitos de Indias ).

¿Se puede tener mejor premio?

No dudes en visitar www.prandium.es si quieres que te lleven a casa recetas mucho más fáciles y molonas y además no te preocupes por ir a comprar. Ellos te lo traen ;-)

 

www.prandium.es

7 TRUCOS PARA QUE LOS NIÑOS APRENDAN A COMER SANO

En www.prandium.es queremos ayudarte en tu día a día.

Esperamos que os sirva este post sobre los niños y su aprendizaje en comer sano.

 

7 TRUCOS PARA QUE LOS NIÑOS APRENDAN A COMER SANO

 

1. Que coman de forma saludable

Es muy importante que aprendan el hábito de comer de forma saludable de forma natural. Entre los cinco y los siete años, el niño adquiere las costumbres a la hora de elegir los alimentos y decidir lo que les gusta más o no. Más allá de esa edad será realmente difícil cambiar estos hábitos y costumbres.

 

2. En la variedad está el gusto

La verdura y las frutas todos sabemos lo importantes que son. Una buena manera de hacer que sean sabores asociados a la comida sana es variar la forma de cocinarlo. Es decir, si ponemos un plato de acelgas o judías cada dos días provocará “que le cojan manía” a TODA LA VERDURA. Intentemos cocinarla con bechamel, con bacon, en puré, con queso…siempre variada, pero verdura al fin.

Igual pasa con la fruta. Ese plátano todos los días para merendar o almorzar seguro que les aburrirá.

 

3. Cuidado: Te están observando..

Los niños son esponjas y tienden a imitar a los padres. Todos lo sabemos. Y la mesa no es una excepción.

Si el padre o la madre no come fruta, probablemente les sirva de excusa perfecta. “No me van a reñir porqué él tampoco toma fruta…” Ojo! Tenemos que evitar que asocien nuestros gustos con los suyos.

 

4. Cocinar y congelar. Anticípate.

Si no tenemos tiempo de preparar la verdura o las legumbres, un buen truco es cocinarlas y congelarlas en dosis pequeñas ( para él ). Así, cuando no tengas tiempo siempre podrás descongelar, calentar y el niño comerá sano.

Aunque es congelado, siempre es mejor comer congelado que tirar de comida rápida o patatas fritas.

 

 

5. Crear hábitos de alimentación

Si no le gusta la comida que hemos preparado ese día, es bueno decirle que coma menos que los demás. El niño verá que al resto de la familia sí le gusta y que se trata de una comida normal y habitual. Quizá dentro de un tiempo le termina gustando o comiendo más cantidad porque tiene hambre.

 

6. Joooo….! Esto no me gustaaaa….

¿Verdad que a ti no te gusta todo? A los niños les ocurre lo mismo. Pero hay que diferenciar mucho entre que por ejemplo no le gusten las acelgas a que no le guste la verdura en general. En ese caso, la comida se convierte en un capricho y eso se debe dejar para otras ocasiones.

En casa se come lo que se cree mejor para todos y debe acostumbrarse a ello. Los caprichos deben dejarse para situaciones especiales.

 

7. Alternativas bajas en calorías

Cuando llega a casa del cole lo fácil es irse disparado a la nevera a por su batido de chocolate que tanto le gusta y que tan bueno es para su crecimiento como nos venden en televisión…. Intentemos que algunos días no tengamos en la nevera. En su lugar, le ofrecemos un trozo de pan con chocolate, quizá unos tomatitos cherry, o algunos quesos suaves….Sugiérele algún alimento “premio” que no sea tan alto en calorías.

 

 

(fuente: Gabriela Aldea, educación y desarrollo)

ayuda a comer con www.prandium.es